Golosinas: ¿qué tan perjudiciales son para nuestra salud dental?

Por su dulzura, color, porque son ricas o simplemente porque nos producen placer. Muchas pueden ser las razones que nos hacen consumir todo tipo de golosinas con altos niveles de azúcar y que, sin el correcto cuidado de nuestra higiene bucal, pueden ocasionarnos más de un contratiempo.

Considerando el gran aumento en el consumo de dulces por parte de los niños en esta época, debemos tener en cuenta varios factores:

  • Los dulces modifican el PH de la boca, fortaleciendo las bacterias.
  • Si las bacterias se potencian, existe una mayor probabilidad de generar caries.
  • Los dulces potencian las bacterias.
  • Los dulces de consistencia blanda, son un mejor alimento para las bacterias.
  • Los dulces de consistencia dura pueden producir fracturas de los dientes y micro fracturas del esmalte dental.

Pero entonces, ¿no podré comer más dulces? No es tan así… Lo importante no es dejar de hacerlo, sino que complementar su consumo con una correcta y periódica higiene bucal. De esta forma eliminamos todos los restos de azúcares que pueden quedar en los dientes, entregándoles un mayor cuidado a nuestra boca.
A la hora de consumirlos:

  • Disminuir la frecuencia del consumo de dulces a un máximo de 2 veces al día.
  • Es más recomendable consumir varios dulces al mismo tiempo realizando una buena técnica de higine, en vez de consumirlos en varios momentos en el día. Esto último puede provocar un mayor riesgo a la hora de contraer caries.
  • Luego de cada consumo de dulces, realizar una correcta técnica de cepillado e hilo dental.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario