Café o té: ¿es dañino para mi salud dental?

¿Eres fanático del café? Aquí en Dentaclick te dejamos un par de consejos a la hora de consumirlo para que cuides tu higiene bucal.

Un buen café al despertar, uno al llegar a la oficina, por sabor o solo por el hecho de querer tomarlo… Cualquiera sea la razón de beberlo, hay razones que te pueden hacer pensarlo dos veces antes de seguir consumiéndolo o, al menos, disminuir tu consumo diario.

Según expertos del área dental, el tema de su consumo no significa dejar de hacerlo, sino tratar de no abusar de ello. Si bien la cafeína y teína tienen sus ventajas, un shock anímico por ejemplo, el resto de sus componentes pueden traernos más de un problema.

El constante consumo de café o té repercute en la tonalidad de nuestros dientes. El color natural se va perdiendo abriéndole paso a un tono más amarillento. Usar pastas dentales abrasivas que combatan ese color amarillento, también afectan al esmalte dental, lo que sin un correcto cepillado pueden traer mayores consecuencias en un largo plazo.

Se recomienda diluir el café o té en leche para que la tinción sea menos efectiva. Si eres muy bueno para estas bebidas y no puedes dejarlas, se recomienda intercalar su consumo con un vaso de agua; una de café y una de agua. De esta forma, se puede hacer un leve “lavado” de nuestra boca antes de empezar a consumir nuevamente alguna de estas bebidas. Eso sí, cepillar siempre será la mejor opción para una correcta higienización.

Adicionalmente se recomienda realizar técnicas de higiene solo unos minutos después de consumir café, para que su efecto sea menos dañino. No deben pasar más de cinco minutos.

En Dentaclick te recomendamos que no exageres el consumo de estas bebidas como el café y el té. Bébelas no más de dos veces al día y compleméntalo con los consejos que te dejamos aquí. Porque tu boca es parte importante de tu salud.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario