¿El consumo de tabaco puede contribuir a la caída de los dientes?

Luego de sus años dorados en las décadas de los 40`, 50`, 60`, donde fumarse un cigarro era sinónimo de clase, hombría y vanidad, hoy el consumo de tabaco sigue decayendo. Sea por salud, higiene o por simple molestia de los fumadores pasivos, esta adicción en torno a los cigarrillos parece tener sus días contados; más aún, si nos referimos a nuestra salud bucal.

Toda persona fumadora, o que se considere fumadora, es mucho más propensa a tener problemas de salud. Aquello, llevado a nuestra boca, puede ser igual de perjudicial. Todo fumador es mucho más proclive a padecer enfermedades periodontales. Es decir, son más propensos a que sus dientes se suelten. Aquello se debe básicamente a que el abuso en el consumo de tabaco genera -en un largo plazo- enfermedades a nivel de encías y hueso.

Según expertos, lo que ocurre es que el tabaco produce una pérdida progresiva del hueso que sostiene los dientes y, por lo tanto, al perder o disminuir la fuerza que tenemos en ellos, los dientes se sueltan de forma irreversible.

Asimismo, está comprobado que el tabaco es el principal responsable de:

• Sangrado de encías
• Movilidad dental
• Enfermedad periodontal
• Halitosis
• Dientes amarillos
• Disminución del gusto y olfato
• Menor capacidad de cicatrización
• Cáncer oral

Si bien la idea principal es dejar de fumar, son muchas las variantes que podemos adoptar para cambiar, de una vez por todas, nuestra forma de enfrentar las adicciones.

Consejos para fumadores:

• Higienizar la boca después de cada cigarro
• Disminuir el número de cigarros diarios
• Hacer una buena higiene bucal, no basta con solo cepillarse
• Acudir al dentista para estabilizar y/o mejorar los problemas ocasionados por el tabaco y su consumo

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario